Sonrisa perfecta con brackets

Puede ser que llevar ortodoncia te provoque cierta inseguridad al sonreír, pero con estos tips vas a tener una gran sonrisa sin preocuparte de tu aspecto.

La mayor parte de los brackets no se notan tanto como crees, especialmente cuando se trata de brackets estéticos. Con los brackets sucede como con todo lo demás, cuanta más importancia le des tú, más importancia le darán los demás.

En cuanto se colocan los brackets se empiezan a mover los dientes y la sonrisa empieza a ser mucho más bonita a pesar de llevar la ortodoncia puesta.

La limpieza del aparato dental es clave. Lo que sí tendrás que mantener es una buena limpieza de los dientes y los brackets para que se vean blancos y bonitos.

Recuerda que para que la ortodoncia dure lo menos posible y puedas lucir lo antes posible una sonrisa espectacular, es importante llevar a cabo todas sus indicaciones, para evitar problemas durante y después de la ortodoncia.

Utiliza el maquillaje si eres mujer para destacar tus rasgos

¿Te preocupa que se fijen demasiado? Si al principio te preocupa que se fijen en tus brackets, destaca el maquillaje de tus ojos. De esta forma cambiarás el foco de atención.

¿Existe una edad ideal para llevar ortodoncia?

Los avances en ortodoncia han permitido que cualquier edad sea válida para corregir la sonrisa. Desde los aparatos metálicos fijos, hasta la ortodoncia invisible y pasando por aparatos removibles.  En este sentido, muchos expertos coinciden en que la infancia es la etapa ideal para llevar aparatos. ¿Por qué? Muy sencillo: los huesos son todavía muy moldeables y los dientes se pueden mover con más facilidad. Además, evitamos llevar ortodoncia en edades más avanzadas, que puede suponer un mayor coste y complejos al sonreír.

Existen varias opciones para la ortodoncia durante la infancia como los aparatos removibles y los fijos.

Por otro lado, efectivamente, nunca es tarde para llevar aparatos y corregir nuestra sonrisa. Y es que tradicionalmente hemos asociado la ortodoncia a la adolescencia. Pero la realidad es que cada vez son más los adultos que se deciden a llevar aparatos. En esta etapa el proceso es distinto y conviene escoger la ortodoncia que mejor se adapte a las necesidades de cada paciente.

Para los adultos también tenemos varias opciones como Invisalign, Ortodoncia lingual, Brackets metálicos y los Brackets de porcelana. Como ven, contamos con muchas opciones estéticas y confiables.

Ortodoncia. ¿Cuándo iniciar? ¿ Qué tipo de aparatos existen?

¿Cuánto antes se inicie el tratamiento mejor responderá?

– Sí, la boca tendrá más capacidad de recuperación. El momento ideal de un tratamiento de ortodoncia es ni bien se detecta la patología, siempre cuanto más precoz, mejor. También dependerá de la patología; hay patologías para las cuales viene en ayuda de la ortodoncia la cirugía ortognática. Es muy común que las discrepancias en tamaño y forma de los maxilares superior e inferior sean tan importantes, que se haga un tratamiento de ortodoncia tradicional buscando lo que llamamos un «camouflage» de la patología. Esos son tratamientos que suelen no ser 100% estables en el tiempo. Esto el paciente lo tiene que saber

– ¿Qué clases de aparatología fija hay en la actualidad?

– Dentro de la categoría de ortodoncia fija están los aparatos vestibulares (los brackets se colocan en la cara externa de cada diente) y los aparatos linguales (los brackets se colocan en la cara interna de los dientes).

– Además de la forma en que se ubican ¿qué diferencia hay entre unos y otros?

– Al ser vestibulares, es todo mucho más visible, lo cual permite un mejor control. El tiempo de atención de sillón es muy reducido, y por lo tanto se abarata el costo de la hora profesional. El aparato vestibular tiene un sistema muy fácil para el recambio; basta con tener en stock brackets, por si se rompe un bracket o se pierde. Con los brackets vestibulares todas las patologías pueden ser tratadas con la máxima optimización. Desde mi punto de vista, son más eficientes.

El gran beneficio de los brackets de técnica lingual es la estética, no se ven. Pero el bracket lingual es más costoso que el vestibular, en algunos casos cuadriplica y hasta decaplica los costos del bracket vestibular. Además, el instrumental es más específico, los arcos (el alambre que atraviesa los brackets) también son específicos y se requieren muchas horas de sillón (de consultorio).

Cabe aclarar que si bien la mayor desventaja de la ortodoncia vestibular es la estética, existen «brackets estéticos» de muy buena calidad y de diversos materiales: plástico, fibra de vidrio, composti, cerámica y de monocristal de zafiro (son brackets 100% transparentes).

– ¿La ortodoncia lingual dificulta el habla?

– Sí, pero la boca tiene mucha capacidad de adaptación. Al principio se dificulta, se producen muchas lesiones a nivel de la lengua. Con la técnica vestibular pueden aparecer pequeñas lesiones en labios y mejillas. Pero en la lengua, que es mucho más móvil, las lastimaduras, laceraciones, lesiones son más dolorosas y molestas. El paciente tarda más en adaptarse.

Dentro de los brackets estéticos ¿cuáles son los mejores?

– Los brackets de zafiro sintético están en un nivel de calidad muy alto junto con los de cerámica. También se consiguen los arcos pintados de blanco. Los otros brackets estéticos, de plástico o de fibra de vidrio, se pigmentan con facilidad, se despegan más fácilmente… en realidad son estéticos, pero hasta ahí.

Existen un sinnúmero de brackets . Lo importante es solicitar el servicio de un ESPECIALISTA EN ORTODONCIA reconocido y debidamente acreditado, el va a obtener muy buenos resultados con cualquier bracket.

Las claves de la ortodoncia

Gracias a los diferentes tratamientos de ortodoncia se pueden solucionar problemas graves de espacio y mordida. El resultado es una sonrisa bien alienada, más bonita y funcional. Pero, ¿Qué tipo de ortodoncia necesito? ¿Qué hay que hacer después del tratamiento?

En todos los casos la ortodoncia busca resultados tanto a nivel estético como funcional. Si hace unos años la única opción para corregir la sonrisa era llevar brackets metálicos, en la actualidad es posible conseguirlo sin que los demás lo noten. Esto es posible mediante la ortodoncia estética, que en general corrige complicaciones orales más leves. Este tratamiento ha generado algunas dudas entre los pacientes. Estas son algunas de las claves sobre la ortodoncia:

¿Cuándo llevar aparatos?

Aunque muchos tratamientos de ortodoncia se comienzan en la infancia y adolescencia, en realidad no existe un momento ideal para llevar aparatos. Cada paciente tiene unas necesidades distintas. De hecho cada vez más pacientes adultos se deciden a corregir su sonrisa mediante aparatos estéticos. Lo más recomendable es consultar con el odontólogo de confianza cuándo es el mejor momento para llevar aparatos.

¿Qué cuidados mantener durante el tratamiento?

Durante la ortodoncia es importante potenciar una buena rutina de higiene oral diaria, que se adapte a los aparatos que llevamos. No es lo mismo limpiar la boca con brackets que con férulas invisibles. En el caso de las férulas, muchos profesionales aconsejan una higiene diaria mediante limpiadores efervescentes. Una de las técnicas más recomendadas para limpiar la cavidad oral durante la ortodoncia es la irrigación bucal. De este modo conseguiremos una limpieza más profunda y evitaremos la acumulación de biofilm oral entre dientes y encías.

También conviene tomar algunas precauciones con la alimentación. La ortodoncia no impide comer ningún alimento, pero hay algunos muy duros y pegajosos que pueden dañar los aparatos o quedarse pegados. Especialmente en el caso de los brackets, es preferible limitar el consumo de estos alimentos y evitar cortarlos con la boca.

¿Qué tipo de aparato necesito?

El tipo de aparato dependerá en gran parte de las complicaciones bucodentales y las necesidades de cada paciente. Son muchos los pacientes que optan por preservar la estética durante el tratamiento. Estas son las principales opciones en ortodoncia estética:

Brackets de porcelana. El proceso es el mismo que con los brackets metálicos. Pero en este caso los brackets están hechos de materiales que se parecen al aspecto de las piezas dentales por lo que resultan más estéticos.

Aparatos invisibles. Consiste en llevar férulas invisibles adaptadas a la boca del paciente y que se van renovando cada quince días. La gran ventaja de los aparatos invisibles es que se pueden retirar para comer y para realizar la higiene bucodental.

Ortodoncia lingual. Consiste en llevar brackets metálicos en la parte posterior de las piezas dentales. De este modo, nadie percibe que el paciente los lleva puestos. En la actualidad esta es la opción más estética para corregir la posición de los dientes.

Pero muchos pacientes siguen optando por los brackets metálicos tradicionales. Estos aparatos permiten corregir las complicaciones bucodentales más severas.

¿Y después de la ortodoncia qué?

Al retirar los aparatos es fundamental llevar los retenedores a diario. De lo contrario los dientes podrían volver a su posición inicial. Además, al terminar el tratamiento es muy importante no dejar de acudir al odontólogo con regularidad, para mantener una sonrisa perfecta durante mucho tiempo y evitar complicaciones bucodentales. El tipo de retenedor es variable y pueden ser fijos o removibles. En general se llevan por la noche y son removibles, aunque dependerá de cada tratamiento y cada sonrisa.

Si quieres corregir tus dientes para conseguir una sonrisa bien alineada y bonita, no dudes en consultar con nuestros profesionales. En LianDent estudiaremos tu caso para conseguir una sonrisa perfecta a nivel estético y funcional, con el tratamiento de ortodoncia más adecuado a tus necesidades.