¿No sabes cómo cuidar tus brackets?

Si tienes tratamiento de ortodoncia, sigue los siguientes consejos para mantener un excelente cuidado durante esta cuarentena:
  • Mantén tu higiene dental…. No olvides utilizar tu cepillo, tu hilo dental, tus interdentales, para mantener la higiene tanto en tus aparatos de ortodoncia, tus dientes y tus encías.
  • No manipules tus aparatos o brackets. Debes recordar que los aparatos de ortodoncia no son un juguete por lo que no debes jugar con ellos. Incluso acciones como el cambio de ligas tienen que ser realizadas por tu ortodoncista y no puedes realizarlas tu mismo.
  • Sigue las indicaciones de tu ortodoncista. Por ejemplo, si te indicó ligas interproximales por 15 días, solo utilízalas esos 15 días.
  • Llama a tu ortodoncista por cualquier duda que tengas. Cuando se trata de salud es mejor no improvisar, por ello ante cualquier duda siempre comunícate con tu especialista.
Tu sonrisa es garantía de nuestra labor.

¿Cómo evitamos problemas dentales durante esta cuarentena?

Durante esta cuarentena es importante mantenernos en nuestros hogares para evitar la propagación del COVID-19. Por ello en LianDent te traemos 7 #consejos para que puedas evitar las #emergencias dentales hasta la finalización de la emergencia nacional.

✅ No olvides cepillar tus dientes después de cada comida (inclusive snacks).
✅ Utiliza el hilo dental al menos 1 vez al dia.
✅ Las encías son importantes, se deben cepillar tambien adecuadamente.
✅ Cepillar la lengua es importante para lograr el menor porcentaje posible de bacterias en la cavidad bucal.
✅ Evita comer alimentos duros para evitar en lo posible fracturas dentales.
✅ Evita alimentos pegajosos para evitar daños en tus restauraciones y protesis.
✅ Evita comer en exceso alimentos dulces u otros alimentos cariogénicos.

¿Cuál es la mejor ortodoncia?

A continuación te presentamos todas las opciones de ortodoncia para que puedas elegir cuál más te convenga.

LOS BRACKETS METÁLICOS
Fabricados generalmente con acero inoxidable, son el sistema convencional y más utilizado, ya que permiten corregir todos los problemas que tratan los ortodoncistas en sus consultas.

BRACKETS ESTÉTICOS
También sirven para corregir todo tipo de problemas. Se diferencian de los metálicos en que se fabrican con materiales de apariencia más discreta que el acero inoxidable, por lo que no saltan a la vista tan fácilmente.

En el tratamiento con brackets estéticos los complementos (gomas, ligaduras, arcos…) son de color blanco, para que resalten lo menos posible.
En general, la duración del tratamiento es la misma que en el caso de los brackets metálicos.

BRACKETS LINGUALES
Son una de las opciones más discretas. Se colocan en la cara interna del diente, por lo que no se aprecian a simple vista.

«Permiten corregir todo tipo de problemas, pero es importante saber que la técnica de ortodoncia lingual requiere una formación específica por parte del ortodoncista.»

En cuanto al material, habitualmente se emplean brackets de acero inoxidable, como los que van por la cara externa del diente, o de aleación de oro.

ALINEADORES TRANSPARENTES
Son una alternativa a los brackes. Se trata de unas piezas muy discretas de «quita y pon», fabricadas a medida con material termoplástico. Habitualmente se suelen cambiar cada dos semanas.

Se colocan sobre los dientes, solo se retiran para comer, no suelen molestar a la hora de hablar y permiten corregir problemas de todo tipo.

Buscando la sonrisa perfecta desde chicos

Establecer buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener dientes sanos hasta la adultez. El cuidado dental es un hábito que se aprende desde la infancia y que perdurará en el tiempo. Los dientes y encías bien cuidados ayudan a los niños a mantener una buena salud a nivel general, no únicamente bucal. Es por ello que es fundamental comenzar desde pequeños a inculcarles el hábito, incluso antes de que les salga su primer diente.

Algunos tips para ayudar a que los más chiquitos tengan una sonrisa sana y de una manera fácil:

– Utilizar una pasta dental con sabor agradable: la mayoría de las pastas dentales habituales pueden ser consideradas muy fuertes o desagradables por los niños. Para evitarlo, usar sabores que sean agradables para el paladar de ellos y en pequeñas cantidades.

– Involucrarlos en la elección del cepillo: existen diferentes cepillos para todas las etapas de la niñez, con diferentes características, desde sus personajes favoritos hasta con luces “láser” para indicar el tiempo correcto de cepillado.

– Ser el ejemplo: Una buena opción es realizar el cepillado junto a ellos para que puedan ver cómo lo hacen e intenten copiarlos. Esto lo ayudará a familiarizarse con el proceso.

– Encontrar el momento adecuado: es importante generarles el hábito para que luego lo incorporen naturalmente. Después de la cena o la hora del baño pueden ser momentos clave en los que comenzar el proceso.

– Ayudarlos durante el cepillado: los más chiquitos no tienen la destreza manual necesaria para realizar el trabajo minuciosamente. Es por eso que es importante ayudarlos y guiarlos hasta que se acostumbren y puedan hacerlo solos.

– Visitar al odontólogo: deben comenzar a partir del primer año de vida para poder controlar la salud de los dientes y de las encías como también el crecimiento de las mandíbulas y el rostro.

Cuida la salud dental de tu familia

Claves para una salud bucal óptima en familia.
1.- Educa a los niños. Contar con un hábito positivo en la limpieza de la boca influye mucho en los resultados que se obtengan años después. Habla con los más pequeños sobre el tema y hazles ver lo que acarrea no cuidarse.

2.- Usa sellador dental. El sellador dental es un elemento clave, aunque quizás no cuenta con una alta popularidad. No por eso lo evites, pues es más que recomendado por los especialistas.

3.- Usa dentríficos ricos en flúor. Es el elemento que tiene mayor peso al momento de combatir las caries y el mal aliento.

4.- Dos complementos importantes. Cepillo e hilo dental. Es la práctica fundamental para la limpieza de los dientes.

5.- Enjuaga la boca después de comer. El final perfecto. Esta solución suele acabar con lo que queda, no solo residuos sino que ataca la placa bacteriana.

6.- Usa protector bucal. Esto es obligatorio para las personas que practican deportes de contacto, no solo aquellas que tengan que ver con el boxeo o las artes marciales, también es aconsejable para los que juegan baloncesto.

7.- No fumes. Por el bien de todo tu organismo. El tabaquismo es una fuente muy común de cáncer, entre otra serie de enfermedades, así que tu cuerpo agradecerá que elimines este vicio, si es que lo practicas.

8.- Cuidado con lo que comes. Por naturaleza, nuestros dientes deben ser fuertes, pero existen alimentos que, sin darnos cuenta, los lastiman. El hielo es uno de ellos.

9.- Evita el exceso de azúcar. En el caso de las golosinas, las que mayor cantidad contienen, lo mejor es saber controlarse e ingerirlas en pequeñas cantidades o solo en ocasiones especiales.

10.- Visitas al Odontólogo. Pase lo que pase, debes acudir con el Odontólogo o Dentista por lo menos dos veces al año. Si padeces alguna enfermedad en la boca, él te dirá qué hacer y a cuál tratamiento someterte.

Cuidados en la ortodoncia

¿Molestias iniciales? al colocarse el aparato de ortodoncia, tanto los labios como las paredes interiores de los carrillos van a rozar con los brackets y existe un riesgo significativo de que puedan producirse llagas y rozaduras molestas. Para evitarlo, es conveniente utilizar una cera especial para ortodoncia que facilitará el deslizamiento de las mucosas y los labios.

¿Rotura de algún componente? no es frecuente, pero siempre cabe la posibilidad de que alguno de los componentes del aparato (brackets, arco u otros) puedan romperse, En tal caso debe solicitarse una consulta inmediata con el ortodoncista para que éste proceda a su reparación.

Alimentación: mientras dure el tratamiento de ortodoncia se debe evitar comer alimentos duros, como frutos secos, corteza de pan, semillas o caramelos; además de tener cuidado con las frutas y hortalizas que tienen hueso. También hay que suprimir los alimentos blandos, pegajosos y azucarados, como es el caso de los chicles, golosinas, etc.

Higiene oral: los portadores de aparatos de ortodoncia deben ser muy meticulosos con la limpieza dental, ya que presentan un riesgo aumentado de que se acumule la placa bacteriana y, como consecuencia, se produzcan problemas como caries, gingivitis, mal aliento, etc.

 

 

La importancia el cuidado dental pediátrico

La buena higiene bucal comienza en los primeros años de vida. Ya sea que amamante o alimente a su hijo con biberón, debe comenzar a incorporar algún tipo de régimen de higiene dental lo antes posible. Antes de que erupcione el primer diente, limpie las encías con una gasa o un paño suave y húmedo. Una vez que los dientes comiencen a salir, manténgalos limpios. Usar las herramientas correctas es fundamental para este ritual diario. Por ejemplo, es importante comprar un cepillo dental diseñado especialmente para bebés, que tendrá un cabezal más chico, apto para sus bocas pequeñas.

Si aún no lo ha hecho, asegúrese de que su hijo/a visite al dentista por primera vez cuando tenga de uno a dos años de edad. Su odontopediatra mantendrá saludables los dientes de su hijo/a removiendo la acumulación de placa y restos de alimentos que puedan quedar entre sus dientes. Ésta es una parte importante del cuidado dental, porque evita que las bacterias sigan creciendo, lo cual en última instancia puede provocar otras enfermedades dentales como la caries o la inflamación de las encías. Haga que las visitas periódicas al odontopediatra sean una aventura divertida que siempre termine con algún tipo de recompensa saludable para los dientes.

Consejos de cuidado de un profesional

Un odontopediatra profesional le brindará consejos de experto sobre cómo cuidar los dientes de su hijo/a en su casa. Los consejos generalmente incluyen la manera correcta de cepillar y pasar hilo dental en los dientes de su hijo/a e información adicional basada en el problema dental específico que tenga su hijo/a.

 

7 malos hábitos para tus dientes

1- Tus dientes no sirven para abrir botellas
Esto lo habrás visto en alguna ocasión, esto es algo que no debes hacer nunca si quieres cuidar a tus dientes.

2- Los dientes cortan comida, nada más.
No hilo, ni etiquetas de ropa. Los dientes cortan comida, por algo se inventaron las tijeras.

3- Los lapiceros y bolígrafos no se muerden.
¿Sabes la cantidad de bacterias que tiene un lápiz o un bolígrafo?. Piensa la cantidad de veces que lo tocas, que se cae al suelo, que los demás lo tocan… No es por estar obsesionados por la higiene, pero eso no se debe hacer.

4- Uñas decapitadas
Las uñas no se muerden, a ese problema se llama onicofagia. Las uñas al igual que un bolígrafo o lápiz tiene multitud de bacterias que puede provocarnos alguna infección e incluso malformación dental. Cuidado con éste mal hábito para tus dientes.

5- El palillo no sirve para sacarse la comida de los dientes

El palillo es un cubierto, no un accesorio de higiene dental. Para sacar la comida que en ocasiones se queda entre los dientes hay dos opciones: el hilo o seda dental y los cepillos interdentales. Depende del hueco que tengamos entre nuestros dientes, podremos utilizar uno u otro o los dos combinados.

6- Los piercings orales
La moda de ponerse piercings en la lengua o labios puede ocasionar problemas muy serios en nuestros dientes y boca. Desde infecciones, problemas en los nervios y músculos de la lengua, retracción de encías, etc.

7- Fumar
El tabaco es el peor hábito que podemos tener para nuestros dientes y para nuestro cuerpo en general. No solo destruye pulmones, faringe, y demás órganos, tu salud dental también se ve afectada por este mal hábito. Desde amarillear los dientes y provocar más sarro en ellos, hasta el cáncer oral.

 

¿Cómo saber si necesitas ortodoncia?

¿Cuáles son las señales que pueden indicar que necesitas ponerte ortodoncia?

-Mordida abierta: se da cuando, al cerrar la boca, no hay contacto entre algunos dientes superiores con sus homólogos inferiores. Puede provocar problemas para morder bien, tensión excesiva en la mandíbula y desgaste de las muelas.
-Mordida cruzada: en general, nos referimos a esta patología cuando la mandíbula inferior o los mismos dientes inferiores aparecen desplazados, ya sea hacia los lados o hacia delante. La mordida cruzada puede hacer que las encías se retraigan o provocar pérdida de dientes. En casos severos también puede provocar problemas estéticos en la cara.
-Sobremordida: La sobremordida se da cuando las piezas dentales superiores cubren por completo las inferiores. La sobremordida puede provocar apiñamiento inferior, problemas en las encías y desgaste de los dientes.

– Dientes apiñados: si nuestros dientes se sobreponen uno encima de otro decimos que están apiñados. Lejos de ser solo un defecto estético, también puede provocar tensión mandibular y hacer que se acumule la placa bacteriana.
-Diastema o dientes separados: el caso opuesto se da cuando algunas piezas dentales están muy separadas entre sí. En este caso, podemos tener una propensión a acumular comida entre los dientes y también tener problemas en las encías.

Requisitos para un blanqueamiento dental

 

Todos los pacientes que decidan hacerse un blanqueamiento dental deberán cumplir los siguientes requisitos para poder someterse a esta práctica:

-Tener las superficies de los dientes limpias y exentas de placa bacteriana.
-Se deberá mantener una higiene bucodental muy cuidada.
-Tener sanas las encías.
-No debe tener caries, infecciones así como tampoco podrá presentar obturaciones filtradas.
De esta forma queda claro que un blanqueamiento dental no es apto para cualquier paciente. Por lo que en aquellos casos que la persona presente alguna situación de las que hemos comentado será necesario que arreglar la problemática de forma previa.

Casos en los que no se recomienda el blanqueamiento dental

-Mujeres embarazadas o en período de lactancia.
-Si los dientes presentan fisuras profundas.
-En menores de 13 años (antes de la erupción de los dientes permanentes).
-Y si se tiene hipersensibilidad dental.