7 malos hábitos para tus dientes

1- Tus dientes no sirven para abrir botellas
Esto lo habrás visto en alguna ocasión, esto es algo que no debes hacer nunca si quieres cuidar a tus dientes.

2- Los dientes cortan comida, nada más.
No hilo, ni etiquetas de ropa. Los dientes cortan comida, por algo se inventaron las tijeras.

3- Los lapiceros y bolígrafos no se muerden.
¿Sabes la cantidad de bacterias que tiene un lápiz o un bolígrafo?. Piensa la cantidad de veces que lo tocas, que se cae al suelo, que los demás lo tocan… No es por estar obsesionados por la higiene, pero eso no se debe hacer.

4- Uñas decapitadas
Las uñas no se muerden, a ese problema se llama onicofagia. Las uñas al igual que un bolígrafo o lápiz tiene multitud de bacterias que puede provocarnos alguna infección e incluso malformación dental. Cuidado con éste mal hábito para tus dientes.

5- El palillo no sirve para sacarse la comida de los dientes

El palillo es un cubierto, no un accesorio de higiene dental. Para sacar la comida que en ocasiones se queda entre los dientes hay dos opciones: el hilo o seda dental y los cepillos interdentales. Depende del hueco que tengamos entre nuestros dientes, podremos utilizar uno u otro o los dos combinados.

6- Los piercings orales
La moda de ponerse piercings en la lengua o labios puede ocasionar problemas muy serios en nuestros dientes y boca. Desde infecciones, problemas en los nervios y músculos de la lengua, retracción de encías, etc.

7- Fumar
El tabaco es el peor hábito que podemos tener para nuestros dientes y para nuestro cuerpo en general. No solo destruye pulmones, faringe, y demás órganos, tu salud dental también se ve afectada por este mal hábito. Desde amarillear los dientes y provocar más sarro en ellos, hasta el cáncer oral.

 

¿Por qué debo extraerme las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son los terceros molares superiores e inferiores, ubicados en el fondo de la boca. Se conocen como muelas del juicio porque suelen salir entre los 17 y los 21 años, cuando una persona tiene la edad suficiente para haber adquirido algo de «juicio».

Las muelas del juicio que están sanas y en la posición correcta no suelen causar problemas. Usted puede tener un problema si sucede cualquiera de las siguientes cosas:

Las muelas del juicio solo salen parcialmente a través de las encías debido a la falta de espacio. Esto puede hacer que un colgajo de tejido de la encía crezca por encima de ellas. La comida puede quedar atrapada en el colgajo y causar una infección de las encías.

Salen torcidas o en la dirección equivocada.

Su maxilar no es lo suficientemente amplio como para que tengan espacio. Las muelas del juicio pueden quedarse atrapadas (retenidas) en el maxilar y no poder brotar de las encías.

Están tan atrás en la boca o tan apiñadas que usted tiene dificultad para limpiar la zona.

Se forma un quiste. Este puede dañar el hueso o las raíces.

 

 

Diseño de sonrisa: el rol de los incisivos centrales en la sonrisa

La posición, forma y color de los incisivos superiores determinan la estética de la sonrisa. Investigadores del Reino Unido han realizado un estudiado sobre cómo las variaciones en la forma de los incisivos condicionan la estética de la sonrisa concluyendo que los incisivos con una forma cónica u ovalada configuran una sonrisa más deseable.

En el estudio, 30 odontólogos, 30 técnicos y 30 pacientes han evaluado la fotografía de una mujer sonriendo mostrando sus dientes superiores. La fotografía fue alterada digitalmente para producir cinco formas distintas de incisivos: cuadrados, ovoides, triangulares y dos variaciones más, la cónica-ovoide y la cuadrada-ovoide y cuadrada-estrecha. La forma cónica-ovoide en los incisivos superiores fue percibida como más atrayente; cerca de 70% de los odontólogos, el 50% de los técnicos y el 30% de los pacientes coincidieron en que esta era la forma más atractiva. Los incisivos superiores de forma ovoide fueron elegidos  como los segundos para conformar una sonrisa atractiva.

¿Por qué debemos ir al dentista dos veces al año?

En Perú, la mayoría de las personas no cumple con las dos citas anuales recomendadas y casi siempre acudimos cuando sufrimos algún dolor o molestia. Este comportamiento, que es muy común, suele ocurrir por miedo o por dejadez; en realidad esta forma de actuar puede provocar problemas dentales más graves.

Lo mismo que en muchas otras áreas médicas, en la salud bucal la prevención es un aspecto fundamental. La mayor parte de problemas bucodentales son mucho más fáciles de resolver si son detectados a tiempo. Desde las simples caries, hasta la gingivitis o incluso el cáncer bucal, tienen muchas más posibilidades de ser tratados de forma sencilla y con éxito, si se hace a tiempo.

¿Por qué dos veces al año? ¿por qué dos y no tres o cuatro? La recomendación de ir al dentista dos veces al año es una generalización. Se trata de una sugerencia para el todo el mundo, en general. Esta frecuencia de visitas a la Clínica Dental deberá adaptarse a cada persona, según sus necesidades concretas. Puede variar en función de la edad, factores genéticos, estilo de vida, higiene, medicación, etc. El especialista odontólogo será quien determine la frecuencia con la que cada paciente debe visitarle.

¿Por qué es importante cuidar los dientes de leche?

Los dientes primarios o “de leche” son temporarios, pero extremamente importantes para el desarrollo de los niños. Las primeras piezas dentales comienzan a tomar forma en el vientre materno, y suelen aparecer en la boca del bebé a los 6 o 7 meses de edad y el último diente entre los 2 años y medio y 3 años de edad.

Es importante que se mantengan saludables pues, aparte de contribuir con la salud general, también cumplen varias funciones mientras guardan el lugar a los dientes permanentes. Acá te aclaramos algunas funciones de los dientes de leche.

Alimentación: una buena digestión y por ende alimentación, comienza con la masticación; los dientes de leche ayudan al bebé a masticar (triturar) sus alimentos, además de ser un buen ejercicio para fortalecer toda la boca y poder pronunciar bien las palabras. Luego cuando se cambie por la dentadura permanente, continuarán con esta función.

Pronunciar las palabras (fonación o articulación de palabras): para aprender a hablar correctamente se debe pronunciar bien. Los dientes de leche permiten la coordinación entre la lengua y los labios, para poder tener una buena dicción, de lo contrario se requerirá tratamiento con un fonoaudiólogo.

Desarrollo de los maxilares: si no tiene dientes de leche, el niño no podrá masticar sus alimentos y el hueso maxilar no se desarrollará ni crecerá (entre los 2 y los 5 años se produce el mayor crecimiento). Cuando se mastican los alimentos, se estimula el crecimiento de los maxilares – incluso los bebés tienen instintivamente esta función aún antes de que le salgan los primeros dientes, cuando muerden sus juguetes.

Por todo esto, si no son cuidados, los dientes primarios pueden producir tratamientos de costo elevado, disminución del crecimiento y desarrollo de los huesos de la cara, desórdenes gastrointestinales, dificultades en la comunicación y el habla, pérdida dentaria prematura con dificultades masticatorias, mal posición dentaria, pérdida de espacio para dientes sucedáneos, pérdida de autoestima y daños a la dentición permanente, además de problemas en la alimentación, malnutrición, procesos dolorosos e infecciosos.

Al cuidar los dientes del niño, los padres contribuyen a la salud general de su pequeño.

Incrustaciones Dentales: Alta Estética

Las incrustaciones dentales son restauraciones que se realizan para reconstruir parte del diente afectado a causa por  caries, desgaste, fracturas o después de un tratamiento de endodoncia.  Cuya función es la de preservar toda estructura sana que quede de un diente devolviéndole la estética y función.

Los principales tipos de incrustación  son:  INLAY, ONLAY Y OVERLAY. Cada una está determinada por el tamaño de la reconstrucción que deba llevarse a cabo. La Inlay es la más simple, ya que no es necesario reconstruir la cúspide del diente. La Onlay abarca la reconstrucción de  la cúspide y la Overlay, si es necesario reconstruir  y cubrir todas las cúspides del diente comprometido.

En la actualidad contamos con diferentes materiales que aportan durabilidad previsibilidad y alta estética como las incrustaciones a base de  cerámicas o porcelanas  y composites como los Ceromeros.

Las ventajas principales son:

  • Mínimas preparaciones conservando los tejidos sanos del diente.
  • Se devuelve función y alta estética al diente
  • Pocas sesiones de acuerdo al tipo de incrustación y a la técnica.

En la clínica dental Liandent, los  especialistas diagnosticaremos y evaluaremos si el tratamiento de incrustaciones  dentales es lo más indicado para la restauración de tu pieza dental.

 

 

CD. BEJARANO GUIDOTTI Paul C.

¿Qué esperar al retirar los aparatos de ortodoncia?

Retirar los aparatos de ortodoncia es el momento más esperado por los pacientes: por fin podremos ver esa sonrisa bien alienada que tanto queríamos. Pero no por retirar los aparatos ha finalizado el tratamiento de la ortodoncia. ¿Qué pasos hay que seguir?

En función del tipo de aparato y el problema solucionado con los aparatos, el tratamiento de ortodoncia suele alargarse entre 12 y 24 meses. Después se retiran los aparatos y esperamos ver una sonrisa perfecta, pero si queremos mantener los resultados hay diversas pautas a seguir. De lo contrario, los dientes podrían volver a moverse hacia su posición inicial.

Los pasos a seguir tras la ortodoncia

  1. Aparatos retenedores

Después de retirar los aparatos, se procede a la fase de retención. Esta fase posterior a la ortodoncia consiste en llevar los aparatos retenedores. En función de cada tratamiento, los retenedores se llevan todo el día de forma permanente o sólo por la noche. Los retenedores más habituales son fundas transparentes, junto con un hilo metálico apenas perceptible, que se coloca detrás de las piezas dentales. Los retenedores evitan que los dientes vuelvan a su posición inicial. Se llevan como mínimo durante un año, y pasado este tiempo el ortodoncista valorará si es necesario continuar con otro o modificar el mismo.

  1. Higiene bucodental

Durante el tratamiento es fundamental mantener una buena higiene. También después del tratamiento. De hecho, es recomendable limpiar de forma regular los retenedores con pastillas efervescentes. Además, conviene mantener una buena rutina de higiene oral. Es decir, cepillarse los dientes después de cada comida. Para evitar la acumulación de placa en zonas difíciles, es importante complementar el cepillado. Las técnicas más usadas son el hilo dental y el enjuague bucal.

  1. Seguimiento profesional

Durante el tratamiento de ortodoncia es importante acudir al dentista regularmente, para ir haciendo un seguimiento. Pero al retirar los aparatos también conviene realizar un seguimiento profesional, aunque con menos frecuencia. Lo más aconsejable es visitar al dentista una vez cada seis meses como mínimo. Hay varias complicaciones que pueden alterar los resultados de la ortodoncia, como la erupción de las muelas del juicio. Además, son muchos los pacientes que quieren completar los resultados de la ortodoncia con tratamientos en estética dental. Los más habituales son el blanqueamiento y la colocación de carillas. Se recomienda esperar unas semanas tras retirar los aparatos antes de realizar otro tratamiento.

Si tienes cualquier consulta sobre el tratamiento no dudes en contactar con nuestros profesionales. En LianDent disponemos de diversos tratamientos de ortodoncia y escogeremos el que más se ajuste a las necesidades de tu sonrisa.

Sellantes Dentales: ¿Para qué sirven? ¿Son útiles?

La caries es una enfermedad oral que se da con una frecuencia similar a la de un resfriado, sólo que es bastante más complicada de tratar. No se cura mediante una simple ingesta de medicamentos, y mucho menos la podemos dejar de tratar. De hecho, puede llegar a tirarnos los dientes si no le hacemos caso. A forma de prevención, llega nuestro amigo, el sellante dental.

El sellante dental es una solución tan simple como efectiva, gracias a esta técnica podemos prevenir la aparición y acción de la caries dental.

La combinación de una buena rutina de higiene oral con la acción del sellante dental hará de nuestra boca un fuerte infranqueable para las infecciones orales.

Ahora que hemos explicado los beneficios del sellante dental, debemos explicar qué es en sí esta técnica.

El sellante dental es una sustancia incolora que se aplicada en las de fosas y fisuras de las superficies masticatorias de los molares y premolares, evitando de esta manera que las bacterias penetren y degraden los dientes.

De nada nos sirve usar el sellante dental si no lo acompañamos de un buen cepillado diario, que al final es lo que eliminará la placa de nuestra boca.

Mantener una boca sana dependerá tanto de la higiene oral que tengamos como de la propia dieta. Eliminando azúcares y bebidas carbonatadas ya tendremos el terreno bastante allanado para mantener una buena salud oral.

Se recomienda visitar a nuestro dentista al menos una vez al año para que nos indique cómo se está desarrollando todo en nuestra boca.

Si tienes dudas sobre cómo se realiza el sellante dental sólo pregúntale a cualquiera de nuestros expertos en LianDent. Ellos te explicarán los pormenores de la técnica.

El Hilo Dental, un gran aliado para tu salud oral

El hilo dental

Una buena higiene dental no sólo se basa en el cepillado. Aunque es importante cepillarse los dientes después de cada comida, el cepillo no consigue llegar a los rincones más difíciles de la cavidad oral. Para conseguir una higiene más efectiva, una de las técnicas más recomendadas es el uso de hilo dental.

Muchos pacientes basan su rutina de limpieza en el cepillado. Pero con el tiempo los restos de comida y bacterias se acumulan entre los dientes y las encías. Si no se limpia con profundidad, estos restos pueden incrustarse y sólo pueden ser eliminados por un profesional. El hilo dental ayuda a evitar la acumulación de biofilm oral en uno de los rincones más difíciles de la boca: los espacios interdentales.

Pero, ¿A qué zonas puede llegar el hilo dental? Hablamos de los espacios entre los dientes y también entre dientes y encías. Aunque su uso conlleva una técnica y dedicación de tiempo, el hilo dental ayuda a prevenir el desarrollo de varias patologías orales.

No obstante, conviene hacer un buen uso del hilo dental. De lo contrario puede provocar otras consecuencias a nivel bucodental, como el sangrado o la inflamación de las encías. También es recomendable usarlo después del cepillado.

¿Cómo usar el hilo dental?

Si al pasar el hilo dental notas un dolor agudo, es señal de que la técnica falla o que algo no va bien en tu salud oral. Tampoco debería ser habitual el sangrado en las encías. Para evitarlo, conviene seguir una técnica concreta:

  • Enroscar cada extremo del hilo alrededor del dedo de cada mano.
  • Doblar el hilo alrededor del borde lateral de los dientes. Se deben cubrir los espacios entre encías y piezas dentales.
  • Pasar el hilo con suavidad. Un truco es hacer forma de C.
  • Repetir el proceso en otros dientes, usando partes nuevas del hilo dental.

Si el dolor o el sangrado persisten al pasar el hilo, lo mejor es acudir al odontólogo de confianza cuanto antes. Con el uso del hilo dental una vez al día es posible conseguir una limpieza oral más profunda, algo fundamental para mantener la sonrisa sana y radiante.


Fuente: Propdental