7 tips para evitar dolor de muelas

Un dolor de muelas suele ser el resultado de caries dentales o de una infección o de la irritación de un diente. Las caries dentales a menudo son causadas por una higiene dental deficiente. También pueden ser en parte hereditarias. En algunos casos, el dolor de muelas puede deberse a hacer rechinar los dientes u otro trauma dental.

Tabla de contenidos

¿Qué causa el dolor de muelas?

Existen diferentes causas del dolor de muelas, tocaremos los 3 puntos más comunes.

Caries dentales

Se forman cuando las bacterias se multiplican en la boca, especialmente si la higiene es deficiente o se consume demasiada azúcar, y forman una placa que se adhiere a la superficie del diente. Si la caries no se trata, la perforación puede extenderse hasta la pulpa del diente e infectarse.

Traumatismos o lesiones

El dolor puede ser causado por un traumatismo, que puede romper o agrietar un diente, o por desgaste, lesión, agrietamiento, rotura o aflojamiento provocado por el hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes superiores con los inferiores (bruxismo).

Enfermedad periodontal

Comienza con la inflamación de las encías (gingivitis), que también puede causar dolor de muelas, como si retrocediera y expusiera partes sensibles del diente, como su raíz. Si no se trata, progresa a periodontitis e incluso puede causar la pérdida de dientes.

¿Cuándo acudir al dentista?

Se acude al dentista cuando el dolor de muelas es intenso o dura más de uno o dos días, hay fiebre, dolor de oído, hinchazón por encima de la mandíbula, dolor al masticar o al abrir la boca, enrojecimiento de las encías o secreción purulenta.

Cómo aliviar el dolor de muelas

Puedes tomar analgésicos con precaución.

Para reducir el dolor de muelas, puedes tomar paracetamol o ibuprofeno con el control adecuado.

Aplica frío en el exterior de la mejilla.

Puedes poner hielo sobre la zona inflamada, pero evita introducir este directamente dentro de la boca.

Evita los alimentos demasiado fríos, calientes, dulces o duros.

Cualquiera de ellos puede estimular el nervio del diente y desencadenar o agravar el dolor de muelas.

Enjuágate la boca con agua tibia y sal.

Disuelve una cucharada de sal en un vaso de agua tibia y enjuágate durante segundos.

No duermas sobre el lado afectado.

De esta manera, evitarás la presión sobre la zona de la boca inflamada, lo cual podría empeorar el dolor.

Mantén una buena higiene dental.

Cepíllate los dientes de forma frecuente: al menos dos veces al día especialmente después de comer, y usa hilo dental.  

Evita los remedios caseros .

No sólo no funcionan sino que pueden ser perjudiciales.

Somos Clínica Liandent, contamos profesionales en odontología que se encargarán de orientarte función de tus necesidades. Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro o sobre cualquier tratamiento, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra Clínica Dental Liandent

Comparte esta nota:

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Recurso 24

¿Cómo quitar el sarro de los dientes?

Recurso 24

Cuando la placa dental permanece en boca por más tiempo, sin ser eliminada, esta se endurece y forma lo que se conoce como el sarro o cálculo dental. Al contrario que la placa bacteriana, los dientes con sarro no pueden ser limpiados con un cepillo dental en casa. Entonces, ¿cómo quitar el sarro de los dientes?

La limpieza dental engloba todos los conceptos de higiene bucodental. Este término es empleado de forma generalizada para referirse a cualquier tratamiento de higienización bucodental que se realiza en una clínica dental.

Es importante saber distinguir de forma adecuada las variaciones entre los diferentes tipos de limpieza dental que existen en el gabinete odontológico.

Existe una diferencia en aplicar un tipo de tratamiento se valora mediante una correcta historia clínica del paciente, donde se realiza una minuciosa exploración clínica para diagnosticar adecuadamente y, por lo tanto, ofrecer un plan terapéutico adaptado en cada caso.

Tabla de contenidos

¿Cómo quitar el sarro de los dientes?

Si un paciente acude a Clinica Dental Liandent primero de todo se le realiza una primera visita donde se toman los datos del paciente, los antecedentes familiares, los antecedentes dentales y farmacológicos, se mira la higiene oral del paciente y se determina un plan de tratamiento a seguir.

Para determinar qué tratamiento periodontal necesita el paciente, se le realizará un odontograma, que es un sistema de recogida de datos sobre la situación clínica del nivel de hueso, en él registramos diferentes datos de forma estructurada, lo que permitirá a los doctores una rápida comprensión de la situación periodontal general del paciente y valorar la evolución en posteriores revisiones.

Con este estudio se tendrá un control de la placa bacteriana, miraremos las posibles recesiones en las encías que puede presentar el paciente y la profundidad de sondaje y determinaremos si presenta una enfermedad periodontal o no y qué tipo de tratamiento necesita el paciente. Tras el odontograma, se realizarán una serie de radiografías, para ver el nivel de hueso y el estado de los dientes y será entonces cuando se le realice el pronóstico y el plan de tratamiento más adecuado.

Higiene con cepillo rotatorio

En primer lugar, se encuentra la higiene con cepillos rotatorios. Se trata de un tipo de limpieza mediante la cual se eliminan las tinciones extrínsecas provocadas por los cromógenos de la alimentación o hábitos diarios. Consiste en limpiar los tejidos duros de la cavidad oral, los dientes, con un cepillo de profilaxis que gira a una velocidad adecuada con una pasta de profilaxis adecuada para poder eliminar las tinciones y dejar la superficie dental libre de impurezas y libre para prevenir o retrasar la tinción por parte de los cromógenos.

Destartraje

Por otro lado, se realiza cuando hay una existencia de cálculo (o sarro) supragingival. Es decir, existe una calcificación de la placa bacteriana. Este tratamiento es llamado tartrectomía o profilaxis dental. La palabra coloquial de este procedimiento es la higiene o limpieza dental. Este procedimiento se puede realizar de forma manual, mediante curetas, o de forma ultrasónica, mediante un aparato ultrasonido. Lo más habitual es utilizar la última forma. Gracias a la vibración de la punta del aparato de ultrasonidos y la irrigación con agua, hace que el cálculo se vuelva poroso y la vibración hace despegar y eliminar el tártaro de la superficie dental. De esta forma, se elimina el cálculo supragingival y se evitan problemas periodontales.

Mantenimiento periodontal

Otro tipo, es el mantenimiento periodontal. Se trata de una limpieza un poco más profunda que la anterior. Este tipo de tratamiento se realiza cuando el paciente presenta enfermedad periodontal pero de forma controlada, una vez realizado el tratamiento periodontal por arcadas o sectores. Gracias a este procedimiento se mantiene la enfermedad periodontal y se evita que esta progrese. Se realiza mediante un aparato de ultrasonidos con una punta especial.

Tratamiento periodontal

El tratamiento periodontal se puede clasificar como otro tipo de limpieza dental. Este procedimiento es realizado en casos donde existe un acúmulo de cálculo subgingival con enfermedad periodontal activa. Su principal objetivo es eliminar todo el sarro de debajo de las encías, responsable de la enfermedad periodontal.

Este tratamiento, conocido también como raspado y alisado radicular, se realizar mediante instrumentos manuales adecuados, llamados curetas. Las curetas dentales son instrumentos manuales que permiten acceder al espacio que existe entre la encía y el diente, llegando al fondo de las bolsas periodontales y eliminando el acúmulo de sarro y bacterias que causan la enfermedad periodontal. El tratamiento periodontal puede hacerse por arcadas o sectores
 

En ocasiones el alisado y raspado radicular no solo se basa en instrumentos manuales, las curetas, sino que el tratamiento puede ser complementado con la ayuda de instrumentos sónicos para conseguir un tratamiento más exitoso.

Por lo tanto, este tipo de tratamiento ayuda a la enfermedad periodontal y evita su progresión (por la eliminación del factor causal).

Hábitos en casa para prevenir los dientes con sarro

Una buena higiene bucodental en casa, mediante una buena técnica de cepillado dental y una limpieza interdental (con hilo dental y/o cepillos interproximales) es imprescindible para mantener una buena salud oral y evitar realizar los últimos tipos de limpieza dental.

Para quitar el sarro, es importante mantener una dieta equilibrada, así aumentaremos nuestra salud oral y ayudaremos a prevenir la aparición de más caries, ya que los alimentos ricos en azúcares favorecen el medio oral para que las bacterias actúen. ¿Cómo? Pues bien, evitando comidas que contengan mucho azúcar o muy calóricas y restringiendo bebidas azucaradas, debido a que contienen ácidos que tienen la capacidad de descalcificar el esmalte dental provocando desgaste, sensibilidad y caries. Un ejemplo de estas bebidas y alimentos son: el limón, naranja o café, té y vino, que además tiñen los dientes.

Junto a esto, las revisiones periódicas al dentista con los controles pertinentes harán que su salud bucodental sea excelente

¿Cada cuánto quitar el sarro?

La frecuencia indicada para una limpieza de los dientes, dependerá mucho del paciente y sus hábitos, siendo lo recomendable, una vez por año en pacientes con una buena higiene dental diaria y cada 6 meses en los pacientes con tendencia a la formación de sarro dental.

Por lo general, los pacientes con tendencia a la formación de sarro, son propensos a padecer problemas en las encías o enfermedad periodontal, por ello para evitar daños irreversibles en el hueso que soporta los dientes, es que deben acudir cada 6 meses, así conseguirán que los dientes estén totalmente libres de cálculo dental.

Somos Clínica Liandent, contamos profesionales en odontología que se encargarán de orientarte función de tus necesidades. Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro o sobre cualquier tratamiento, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental Liandent

Comparte esta nota a tus amigos o familiares:

Comparte esta nota

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Cómo cepillarse los dientes correctamente?

¿Cómo cepillarse los dientes?, es una de las preguntas más frecuentes que nos formulan los pacientes cuando nos visitan en Liandent.

El cepillado dental es sin duda la mejor manera de prevenir las enfermedades de los dientes y de las encías. Cuando un individuo cepilla sus dientes de forma constante y con la técnica correcta, tendrá unos dientes fuertes y unas encías sanas.

Lo ideal es cepillar los dientes después de cada comida.

Tabla de contenidos

Cuántas veces y cómo es el cepillado

Desde que los niños son muy pequeños, es importante crear el hábito diario del cepillado dental después de cada comida. De este modo cuando sean adolescentes, una etapa generalmente de rebeldía para mantener una correcta higiene dental, tendrán el hábito y el cepillado y las caries, no serán un problema con el que los padres tengan que luchar.

En cuanto al paciente adulto, ha quedado demostrado que con 2 buenos cepillados al día es posible mantener los dientes y las encías en buen estado de salud. Sin embargo, como en todo, aquellos que tienen mayor riesgo o tendencia a ciertas patologías deberán mantener el hábito del cepillado dental después de cada comida.

¿Cómo cepillar los dientes?

Para decir que se está realizando un cepillado dental correcto, es necesario tomar en cuenta 2 factores muy importantes:

-La técnica de cepillado

-El tiemplo empleado para cepillarse los dientes.

Técnica de cepillado

Colocar la pasta dental

En primer lugar, es importante destacar que no es necesario la aplicación de una gran cantidad de pasta dental.

En el caso de los adultos la recomendación sería que la pasta no supere el tercio de la superficie de las cerdas del cepillo de dientes. En el caso de los más pequeños de la casa, el tamaño de un guisante sería la referencia a recordar.

Movimiento circular

Cuando te preguntes, ¿Cómo cepillar los dientes? Es importante comenzar a cepillar los dientes por un extremo de la boca y continuar de forma ordenada hasta el extremo opuesto. Repitiendo el mismo procedimiento tanto en la cara externa como interna de los dientes y tanto en los dientes superiores como en los dientes inferiores. De este modo no pasaremos por alto a ningún diente.

Mucha gente no lo tiene claro, pero es tan importante cepillar la cara interna de los dientes, como cepillar la cara externa de los mismos, ya que, de lo contrario, esta será una zona de reservorio de restos de comida que servirán para alimentar a las bacterias de la boca y estimular la formación de caries.

Mientras se lleva a cabo este procedimiento, se deben realizar ligeros movimientos circulares muy pequeños sobre los dientes, a medida que se avanza de un extremo de la boca al otro.

A la vez que se realiza este movimiento circular, se debe cepillar tanto la superficie del diente, como el surco de la encía. Para lograr cepillar dentro del surco de la encía, se debe inclinar el cepillo dental ligeramente hacia la misma.

Movimiento de barrido

Tras acabar el movimiento circular, siguiendo el mismo recorrido, se llevará a cabo un movimiento de barrido, con el fin de expulsar todos los residuos previamente removidos con el movimiento circular.

En esta fase del cepillado en los dientes superiores, el movimiento de barrido se realiza hacia abajo y en los dientes inferiores, el movimiento de barrido se realiza hacia arriba.

Superficie masticatoria

Esta zona no debe ser olvidada, un buen cepillado de las muelas evitará la formación de caries de fosas y fisuras.

Cepillado de lengua

Otro punto a destacar es la importancia del cepillado de la lengua. Muchas personas pasan por alto esta parte del procedimiento, sin pensar que la lengua también es un foco de bacterias y que los restos de comida a este nivel también pueden estimular la formación de caries o de cálculo (sarro) en los dientes.

Logo transparente

No es necesaria la aplicación de una gran cantidad de pasta dental".

Clinica Dental Liandent

Tiempo empleado para cepillado de dientes

Un buen cepillado dental requiere del empleo de suficiente tiempo para realizar todos los pasos y llegar a todas las zonas de la boca.

El tiempo mínimo que debe ser empleado en el cepillado es de 2 minutos. Sin embargo, quienes siguen la secuencia completa y dedican la suficiente atención a cada zona, saben que este tiempo puede extenderse hasta los 3 minutos.

Es muy importante destacar que el cepillado debe ser suave, ya que la aplicación excesiva de fuerzas sobre los dientes y la encía puede generar consecuencias negativas sobre los mismos, llegando a lesionarlos de forma irreversible.

Somos Clínica Liandent, contamos profesionales en odontología que se encargarán de orientarte función de tus necesidades. Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro o sobre cualquier tratamiento, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental Liandent

Comparte esta nota a tus amigos o familiares:

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
molar_6_años

El molar de los 6 años

ODONTOPEDIATRIA
La erupción de estos dientes puede causar en los niños molestias que van desde cefaleas a dolor de oídos y de mandíbulas

Hacia los 5 o 6 años, y coincidiendo con la caída de los primeros dientes, tu pequeño comienza a quejarse de molestias en la boca. Le observas y le pides que abra la boca para poder tocar sus dientes y así poder comprobar si han empezado a moverse; y al hacerlo descubres, allí al fondo, que comienza a nacer una muela.

Se trata de las también conocidas “muelas de los 6 años”, que nacen entre los 5 y los 7 años tanto en la arcada inferior como en la superior de la boca. Son, en este caso, piezas nuevas y definitivas que ya no se caerán.

La erupción de estos dientes puede causar en los niños molestias que van desde cefaleas a dolor de oídos y de mandíbulas. Además, la inflamación que causa el nacimiento de estas muelas puede hacer que se muerdan accidentalmente las mejillas, produciendo llagas o heridas que aumentarán las molestias. Estos síntomas pueden durar varios días.

Mitigar las molestias

Para reducir las molestias asociadas existen diferentes opciones, como masajear las encías con un cepillo suave y ofrecerle alimentos fríos para rebajar la hinchazón. La inflamación puede reducirse también realizando enjuagues de agua salada y tibia. En los casos en los que el dolor persiste, o haya fiebre, se le puede administrar también ibuprofeno, que rebajará la fiebre a la vez que reducirá la inflamación. Si la fiebre supera los 40º, se recomienda visitar al dentista para que se descarten otras patologías que pueden estar asociadas, como infecciones de cualquier tipo.

Durante este tiempo, también pueden verse modificados los hábitos alimentarios del niño, rechazando aquellos alimentos que son más difíciles de masticar y optando por otros más blandos suaves. Por eso es importante ofrecer a los niños opciones que les ayuden a aliviar el dolor y las molestias: se puede cortar la fruta en trozos pequeños para facilitar su masticación, u ofrecerle polos, que rebajarán la inflamación; el yogur y la fruta congelada es otra buena opción, muy saludable, que cuidará su alimentación y aliviará los síntomas.

Es importante visitar al dentista

En esta etapa es muy importante visitar al dentista para que revise las nuevas muelas y pueda anticiparse a futuros problemas derivados de su nacimiento. Hay que resaltar que los primeros molares, las muelas de los 6 años, son en parte las responsables de dar forma a la cara del niño, marcando de alguna manera la posición que tendrá el resto de dientes permanentes.

Una buena higiene bucal es fundamental en todas las etapas, pero en esta es esencial que los padres vigilen a los niños durante el cepillado los dientes, y que insistan en la manera correcta de hacerlo. Estos dientes, que serán definitivos, ocupan un lugar al final de la boca que, en algunas ocasiones, hace que los niños se lleguen a olvidar de ellos. Al cuidar de que lo hagan correctamente, recordándoles que se deben limpiar la muela, evitarán la caries y nos aseguramos de que esas piezas les acompañarán durante toda la vida.